Carta respuesta del Indio Piel Roja de Seattle (hoy estado de Washington) dirigida al presidente de los EUA en 1853

 

“La conciencia es el mejor libro de moral,
el cual debemos consultar a menudo”.

Descartes

 

“Locura: seguir haciendo lo mismo y
esperar resultados diferentes”.

A. Einstein

Todos los días deben ser sagrados para mí,
así me dijo un día
mi pureza en la hora propicia;
para mí todos los seres deben ser divinos.

Nietzsche

 

Hace mucho tiempo hubo un momento en nuestra historia que, al igual que los demás animales, sólo tomábamos lo necesario para sobrevivir. En ése entonces no nos avergonzábamos de nuestro pasado y sabíamos como vivir en armonía con nuestro entorno alejados de la vanidad y el egoísmo de las civilizaciones actuales. En el siglo antepasado los indios pieles rojas vivían con esta armonía en el norte de América y para conocer un poco de su filosofía y sabiduría cito este extracto de la carta  escrita por el Jefe Piel Roja de Seattle Washington, en la cual responde a la petición de los “americanos” (los verdaderos americanos eran ellos) para comprarle sus tierras; el texto dice:

 

Si les vendiéramos las tierras ustedes deberán tratar a los animales como hermanos. Yo he visto a miles de búfalos en descomposición en los campos. Los caras pálidas matan búfalos con trenes y ahí los dejan tirados, no los matan para comerlos. No entiendo cómo estos caras pálidas le conceden más valor a una máquina humeante que a un búfalo. Si todos los animales fueran exterminados el hombre también perecería entre una enorme soledad espiritual. El destino de los animales es el mismo que el de los hombres, todo se armoniza. Ustedes deben enseñarle a sus hijos que el suelo que pisan contiene las cenizas de nuestros ancestros, que la tierra se enriquece con la vida de nuestros semejantes. La tierra debe ser respetada. Enseñen a sus hijos lo que los nuestros ya saben: que la tierra es nuestra madre, lo que la tierra padezca será padecido por sus hijos. Cuando los hombres escupen al suelo, se escupen ellos mismos. Nosotros estamos seguros de esto: La tierra no es del hombre, el hombre es de la tierra, nosotros lo sabemos, todo se armoniza como la sangre que emparienta a los hombres. Todo se armoniza. El hombre no teje el destino de la vida, el hombre es sólo una hebra en ese tejido, lo que haga en ese tejido, se lo hace a sí mismo. El cara pálida no escapa a ese destino aunque hable con su Dios como si fuese su amigo.

 

Tal vez los caras pálidas se extingan antes que otras tribus. Está bien, sigan infectando sus lechos y cualquier día despertaran ahogándose entre sus propios desperdicios. Ustedes avanzaran llenos de gloria hacia su propia destrucción alentados por la fuerza del Dios que los trajo a estos lugares y que les ha dado cierta potestad, quien sabe porque designio.Para nosotros es un misterio que ustedes estén aquí, pues aún no entendemos por qué exterminan a los búfalos, ni por qué doman a los caballos quienes por naturaleza son salvajes, ni por qué hieren los recónditos lugares de los bosques con tantos cables parlantes.¿Qué ha sucedido con las plantas? Están destruidas, ¿qué ha sucedido con el águila? ha desaparecido. De hoy en adelante la vida ha terminado, ahora empieza la sobre vivencia".

 

Son palabras llenas de sentimiento y angustia que predicen lo que pasaría muchos años después, ahora no solo los búfalos han desaparecido sino también ellos mismos y ni que decir de los grandes problemas ecológicos como son los continuos derrames de petróleo que inundan nuestras playas. El jefe indio tenía razón cundo dijo : "cualquier día despertaran ahogándose entre sus propios desperdicios".

 

Hay clara evidencia de que nuestro planeta esta colapsando, la temperatura del planeta ha estado aumentando debido al crecimiento del efecto de invernadero por la quema constante de combustibles para nuestras maquinas y al constante crecimiento de la capa asfáltica de nuestras carreteras y ciudades que a diferencia de la hierba refleja la luz del sol contribuyendo a este efecto. Esto ha provocado el derretimiento de los glaciares de la tierra (en los polos y las montañas) lo que ha liberado agua a la atmósfera haciendo crecer a los ríos, mares y provocando grandes precipitaciones.

 

Recientemente también se descubrió desde el espacio una enorme nube de contaminantes esparcida a lo largo de varios países de Asia que provocó nocivos efectos en la población, pero sobre todo también contribuyo al calentamiento lo que elevará aún más la temperatura de nuestro planeta en el futuro cercano.

 

La sobrepoblación humana del planeta ha provocado un enorme escasees de recursos naturales que se deja sentir en todas partes del mundo a través de diferentes problemas como son la posesión de la tierra, el desempleo, el hambre y la pobreza. Mientras los recursos naturales han ido dramáticamente a la baja la riqueza expresada en cosas materiales y en ceros de una cuenta bancaria han crecido a niveles inimaginables y en lugar de que nos preocupemos en solucionar los problemas ecológicos estamos más interesados en mejorar nuestra fuerza de computo para lidiar con tantos ceros...

 

Una de las razones de fondo de todo esto son las filosofías egocéntricas o antropomórficas que llevan al hombre a creer que es un ser independiente de todo y de todos y que le alientan los mitos en donde él es el centro y objeto de una gran creación universal... Es solo entendiendo el Universo que podremos desarrollar una conciencia que nos permita replantear nuestros paradigmas para transformar nuestra sociedad con el objetivo de vivir en armonia con la naturaleza.

 

 

 

Extraído del Libro "Desafiando el Vacío". (c) René Mendez 2003

 

 "Desafiando el Vacío".

Para más información:

www.laperspectivacosmica.com